Soberana Orden del Temple

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Templarios de Caravaca - Crónicas

Los Templarios en Caravaca

E-mail Imprimir PDF

Francisco Fernández García
Archivo Municipal de Caravaca de la Cruz

El 15 de abril de 1310, por carta signada en Palencia, don Gonzalo, Arzobispo de Toledo, convocó a los caballeros templarios para que se presentasen ante los inquisidores papales. Era el principio de la desaparición de esta poderosa Orden Militar de losMoneda Jaime II, con una Cruz de doble brazo reinos hispánicos, donde llegaron a poseer gran número de territorios y encomiendas, entre ellas la de Caravaca, cuya tenencia detentaron durante medio siglo.

Como es sabido, en 1243 el reino musulmán de Murcia, del que formaba parte Caravaca, pasó a ser vasallo del de Castilla tras la firma en 1243 del Tratado de Alcaraz. Las poblaciones que aceptaron el pacto quedaron bajo la protección de la corona castellana, que se comprometía a respetar sus propiedades, religión, gobierno y costumbres a cambio de la entrega de las fortalezas y de la mitad de las rentas del reino.

Las ciudades que no aceptaron las condiciones impuestas por los castellanos (Lorca, Cartagena y Mula) fueron conquistadas por las armas. No obstante, el reiterado incumplimiento del pacto por parte castellana provocó en la primavera de 1264 la rebelión de los musulmanes que vivían en él; la revuelta afectó a todo el Al Andalus, persistiendo durante los dos años siguientes.

Para poder recuperar el territorio Alfonso X pidió ayuda al rey aragonés Jaime I, quien comenzó a prestársela a fines de 1265, poniendo cerco en enero del siguiente año a la ciudad de Murcia. Posteriormente a la toma de la capital, el monarca aragonés prosiguió sus conquistas hasta conseguir un total de 28 castillos. Tras algunos intentos por conservar algo de lo conquistado Jaime I entregó el territorio murciano a su yerno Alfonso X. La recuperación del reino murciano en 1266 determinó la anulación de los acuerdos suscritos en Alcaraz veinte años atrás, y consiguientemente, una nueva organización política del territorio.

Se desconoce la fecha exacta de la llegada de los templarios a tierras caravaqueñas, aunque existen dos hipótesis al respecto. La primera de ellas, menos posible, la sitúa en 1243 coincidente con el principio de la presencia castellana en el reino de Murcia, y la segunda en 1266, tras la conclusión de la sublevación de los mudéjares, mucho más probable, si tenemos en cuenta que tras la recuperación del reino de Murcia sus tierras fueron repartidas entre los pobladores cristianos y las órdenes militares. Alfonso X mantuvo como realengo las principales villas, asegurando el resto de territorios, especialmente los fronterizos, con el establecimiento de las referidas órdenes. La presencia del Temple ayudará a mantener la frontera caravaqueña, la segunda en importancia del reino, ya que la población cristiana era muy exigua a causa de los peligros e dificultades que suponían la vida en estos duros territorios.

La primera referencia templaria concerniente Caravaca es de 1271 y reseña la concordia firmada entre la Orden y el Cabildo de Cartagena sobre el pago del diezmo eclesiástico, ganado, aves y productos agrarios. Este documento nos ofrece también una interesante información sobre la rudimentaria actividad económica de los pobladores de Caravaca, ya que menciona algunos productos agropecuarios, entre otros, bueyes, pollos, patos, cebada, trigo, vino, aceite, coles, puerros, ajos. Este compromiso quedó sin efecto en 1282, siendo comunicado a los comendadores templarios de Caravaca y Cehegín en carta fechada el 9 de noviembre de ese año.

A mediados de 1285 el alcalde musulmán de Huescar tomó el castillo de Bullas, sin apenas oposición por los Templarios, siendo esto causa de que el monarca les retirara la posesión de la baylia. La contundencia en el castigo fue tal vez excesiva, aunque no tanto si se tienen en cuenta los problemas sucesorios de Sancho IV y la actitud mantenida por los esta orden en el conflicto. En cualquier caso, la información oficial alude exclusivamente a la pérdida del castillo de Bullas como razón de la misma. Existe un texto fechado en enero 1286 que refiere así el suceso: "Bermudo Menéndez, comendador que era de Caravaca e de Cehegín porque dio el castillo de Bullas a los moros e tiene estos dos castillos en nuestro deservicio e viene desto gran daño a toda la tierra que es cerca de alli".

Tras la desposesión, las tierras se convirtieron nuevamente en realengo, creándose el concejo de la villa, como lo atestigua el juramento de obediencia realizado a don Diego, Obispo de Cartagena, en diciembre de 1285. Algún tiempo antes, el recién creado concejo envió una carta al Obispo de Cartagena solicitando el levantamiento de la pena de excomunión en que habían incurrido al no pagar el diezmo, así como el envio de un sacerdote para el mantenimiento espiritual de los vecinos y servicios religiosos. El obispo accedió el clérigo enviado tenía como nombre Joan de Vera.

El 14 de enero de 1286, el rey Sancho IV concedió el título de villa a nuestra población, con Cehegín y Bullas como sus aldeas y el Fuero de Alcaraz como el instrumento jurídico por el que se habrían de regirse: "por facer bien y merced a los pobladores que agora son y seran de aqui adelante, y porque sean mas ricos y mas abonados, y haya mayor voluntad de Nos servir, facemos Caravaca villa sobre si, e damosle Cehegin e Bullas por aldeas, e otorgámosles que sean reales, e que hayan el fuero de Alcaraz, y los buenos usos e costumbres que ellos an". Por un traslado de este documento sabemos como era el primitivo sello concejil caravaqueño: "del vn cabo ay figura de vna vaca con vn bezerro et vna crus ençima de la vaca, et del otro cabo vn poyo con vna flor ençima, et ençima de la flor vn castiello".

Robles Corbalán, en su libro de 1615, afirmó que los templarios recuperaron rápidamente el castillo perdido y que, como recompensa, el rey les devolvió nuevamente la posesión de la baylia caravaqueña, manifestando igualmente que la recuperación del castillo de Bullas y su posterior demolición fue realizada por el maestre Sancho Yánez y su comendador mayor Fernán Pérez de Guzmán, que se encontraban en ese momento en Caravaca, con ayuda de las tropas del adelantado mayor del reino de Murcia.

En 1296 Jaime II intentó anexionar el Reino de Murcia para cerrar la salida al Mediterráneo de Castilla y restablecer la frontera de su reino con el de Granada. Para conseguir sus fines pactó con las Ordenes Militares, que se mantuvieron neutrales a cambio de la promesa de continuidad de los comendadores y de la posesión del territorio. El 30 de mayo de 1296, mientras el monarca aragonés Jaime II, mantenía su real sobre Mula, renovó su protección sobre Caravaca y el 12 de junio recibió el vasallaje del comendador templario de Caravaca Lope Páez. Sin embargo, algún hecho debió de modificar sustancialmente la situación, puesto que al año siguiente, marzo de 1287, se produjo la toma del castillo de Caravaca por las tropas del monarca aragonés: "Fem vos saber que por çó que les gents del Senyor Rey han pres lo castell de Caravaca i els altres del Temple de aquella batlia".

Durante todo este tiempo, Caravaca continuó siendo frontera con los territorios musulmanes, produciéndose diversos episodios bélicos, entre los que destaca el que tuvo lugar en mayo de 1304, cuando las tropas templarias, unidas a las del caudillo bereber Ibn Rahhu, efectuaron una incursión en territorio granadino en la que consiguieron llegar a Vera, donde obtuvieron un cuantioso botín.
La expansión de Jaime II finalizó en 1304 cuando, en cumplimiento de la Sentencia de Torrellas, se vio obligado a devolver la totalidad de los territorios que había conquistado y anexionado. Todo volvía a su estado anterior, con la salvedad del nombramiento de un nuevo comendador para Caravaca, Beltrán de Ribasaltas.

El Temple permaneció en Caravaca hasta su extinción. El 15 de abril de 1310 desde Palencia don Gonzalo, arzobispo de Toledo convocaba a los caballeros templarios para comparecer ante los inquisidores papales. También a los de Caravaca: "Fratri Johannis, comendatori bayliue de carauaca, fratri Johanni dicto Gallego, fratri Petro Johannes, qui consueuerint habitare in dicta bayliua". Se conoce también un testimonio posterior, que manifiesta el encarcelamiento en territorio manchego de alguno de estos templarios procedentes de Caravaca.
Parece ser que la Orden de Santiago comenzó a administrar estos territorios tras la supresión del Temple; sin embargo en mayo de 1327, fue convertida en señorío laico por el rey Alfonso XI y entregada al noble Pero López Ayala, quien tuvo su posesión hasta su muerte en 1340 durante una escaramuza fronteriza. Finalmente, en 1344 el mismo Alfonso XI hizo entrega de la encomienda de Caravaca a la Orden de Santiago.

 

 

Publicado en:

http://elnoroestedigital.com/colaboradores-2/88-15-de-abril-de-1310-emplazamiento-a-los-templarios-de-caravaca-para-comparecer-ante-los-inquisidores-papales

 

Títulos Nobiliarios

E-mail Imprimir PDF

Relación de Titulos Nobiliarios

PABLO ABRIL BARRERAS Marqués de Tempranillo
JOSE MANUEL ANDUJAR CAMPOS Marqués de Iliturgi y Duque del Puente Seguro
JOSE ALVAREZ RODRIGUEZ Duque de los Equinos, Conde del Sedal y Marqués d'Alvar de la Reina
SALVADOR ANDREU RUIZ Principe Igor Andrevich
RAFAEL ANDUJAR CAMPOS
SEVERIANO ARIAS GONZALEZ Marqués del Royo y Señor de la Matanza
JORGE AVILES GARCIA-SERRANO Marqués del Empiezo y no Acabo
JUAN JOSE AVILES TORRES Duque de la Torre de Aviles y Conde del Pilar
ANTONIO AZNAR FERNANDEZ Marqués de la Carrasca
JUAN AZNAR FERNANDEZ Marqués de Visto y no Visto
JUAN ANTONIO AZNAR PEREZ Marqués de Guripa, Conde de la Almudema y Conde del Subibaja
MANUEL CAMPOS MARTINEZ Marqués de Campos de Yute
EUSEBIO CANTERO ROBLES Marqués de las Canteras Reales, Conde de San Salvador y Adelantado de Archivel
ADRIAN CAPARROS FERNANDEZ Conde de Burete
FRANCISCO JOSE CAPARROS FERNANDEZ Alferez Mayor y Conde del Lentisco
EDUARDO CAPARROS SANCHEZ
MANUEL CARO GARCIA Marqués de Barato
JESUS CARRILLO ALARCON Marqués del Pais de las Maravillas
JOSE CARLOS CASTILLO ANDUJAR
INOCENCIO DEL AMOR LOPEZ Marqués de Tarragolla, Señor del Tigre de Bengala y Adelantado de Coy
CRISTOBAL DIAZ AZORIN
JORGE DOMINGO SANZ
FRANCISCO DURAN LOPEZ Bodeguero Mayor y Marqués del Quipar
JUAN ANTONIO ELBAL ANGOSTO Conde de Angosto
GUILLERMO ELUM CASTILLO Marqués de la Multiple Cabeza y Marqués del Monologo
PEDRO ESPALLARDO BURRUEZO Marqués de la Esperanza y Conde de Llard
CARLOS FORTIS CLIMENT Marqués d'Ampère
RAFAEL FORTIS CLIMENT Marqués de la Baja Tensión
RAFAEL ALFONSO FORTIS OLIVER Duque d'Ampère, Marqués de Hidrola, Conde de Sant Jordi y Vizconde del Apagón
IGNACIO FUENTES BLANC
RAMON GARCIA ALVAREZ Conde del Barco de Avila y Marqués del Carmelo
JOSE LUIS GARCIA BELENDEZ Marqués de la Gran Cabaña
MIGUEL LUIS GARCIA DE PAREDES PEREZ DE SEVILLA Marqués de Tucan
TOMAS GARCIA MARSILLA Marqués de El Cabecico
LUIS GARCIA MARTINEZ Conde del Cejo y Duque de Tapabuixeros
MATEO GARCIA SANCHEZ Marqués de la Unidad Movil y de Cabezón
DOMINGO GARCIA SANCHEZ
LUIS GARCIA SERRANO TOMAS
SEBASTIAN GIMENEZ CAYUELA Duque del Pont Sant Ines y Marqués del Hilvan
VALENTIN GOMEZ FERNANDEZ Marqués del Buen Amor
JOSE MARIA GOMEZ IBAÑEZ Conde de la Casa Ibáñez
GINES GOMEZ LOPEZ Marqués de Ciripolen
JOSE MARIA GOMEZ LOPEZ Marqués de Chorrada Profunda
SALVADOR GOMEZ SANCHEZ Marqués de Frecuencia Modulada
JOSE GONZALEZ VALVERDE Marqués de Bomba, Señor de Va al Verde y Adelantado de Bon-Vouyage
MIGUEL GRACIA GONZALEZ Abastero Mayor y Marqués de Gracia e Salero
JOSE MARIA GUERRERO GARCIA Marqués de Carambillo, Señor del Buen Retorno y Adelantado del cobro por adelantado
JUAN MIGUEL GUERRERO LOPEZ Duque de Grandes Relatos, Duque del Considerando, Conde del Ovalo y Marqués de las Altas Torres
FRANCISCO GUERRERO SANCHEZ Marqués de San Dimas y Vizconde del Cabecico
MANUEL ALFONSO GUERRERO ZAMORA Duque de Zamora, Duque de Cañantisco
ALFONSO JIMENEZ SANCHEZ Conde de la Singladura y Marqués de Treflé
ESPERANZA JODAR RIOS
PASCUAL JUANES GUADAS Marqués de Enquena
JOSE LUIS LAPAZ ROBLES Marqués de Pegaso y Barreiros
VALENTIN LEANTE MARTINEZ Conde de Leante
ALBERTO LEDESMA GONZALEZ Marqués del Chip del Turia
JESUS LEON GARCIA
ANDRES LOPEZ AUGUY Duque de Chinchón, Conde de la Verea de Caneja, Marqués de Chez Augüy y Gran Cacique
ROSENDO LOPEZ BOLT Duque de Bolt y Principe de la Barbacana
MIGUEL ANGEL LOPEZ FERNANDEZ Marqués de Colombo
AMADOR LOPEZ GARCIA
PEDRO LOPEZ GUERRERO Marqués de Vera Cruz y Conde del Altozano
JUAN FERNANDO LOPEZ MARTINEZ Marqués del Molino de la Parra
JOSE LOPEZ ROMERA Marqués del Palomar e Granollers
ALONSO LOPEZ SANCHEZ Conde de la Aurora
JOSE LOPEZ SANCHEZ Marqués de Aguasperas, Duque de Simancas, Señor de Manchuria y Alcipleste de Shangai
DANIEL LOPEZ SANCHEZ
JUAN MIGUEL LOPEZ SANCHEZ SANCHEZ Marqués de Seat Legon
GONZALO LOPEZ-AUGUY TORRES Marqués del Trueno Azul, Duque de Albaida,Duque de la Torre Augüy, Duque del Guantelete y Azote del Islam
ENRIQUE LOPEZ-GUERRERO LOPEZ
MANOLO MARIN FUENTES Marqués de los Royos
JOSE MARIN GIMENEZ
JUAN MARIN GIMENEZ
CRISTOBAL MARIN MARTINEZ
ALFONSO MARIN NUÑEZ Marqués de Torremar y Maestro Cantero Mayor
JOSE LUIS MARIN SANCHEZ Marqués del Parchis
JUAN MARTINEZ ANDREU Marqués de Sagasta
ANDRES MARTINEZ BLANCO Adelantado de Clamoxil y Marqués de la Rambla
JUAN MARTINEZ CANOVAS Marqués de Montbui, Señor de la Voz en Off y Caras o que, y Adelantado de Montcross
FRANCISCO MARTINEZ FERNANDEZ Marqués de Cambiorrasante
ANTONIO MARTINEZ MARIN Marqués de Deitania
JUAN DE DIOS MARTINEZ MATEO Marqués del Reguerón y Comendador de la Puerta de Orihuela
RAMON MARTINEZ SEGARRA
JUAN PEDRO MARTINEZ-ABARCA GOR Conde de Gor y Marqués de Alvarado
LUIS MARTINEZ-CARRASCO LOPEZ Marqués de Zurriago
JOSE LUIS MARTINEZ-IGLESIAS ABRIL
JOSE ANTONIO MARTINEZ-IGLESIAS LOPEZ Marqués de Bolt
PEDRO MARTINEZ-IGLESIAS MARIN-ESPINOSA Duque de Moharque
ANTONIO MARTINEZ-IGLESIAS REINA Duque de los Viñales, Marqués del Argos y Duque de Saint-Maló
ESTEBAN MATA LOPEZ Marqués del Chamelo, Señor de la Torre de Alba y Duque de Cuenta
JOSE MARIA MELGARES DE AGUILAR MATA
DIEGO MANUEL MELGARES DE AGUILAR MORO Conde de Aguilar y Marqués de Matamoros
RICARDO MOLINA MARIN Marqués de Retal Pajizo
ALFONSO VICENTE MORA REINA
JOSE LUIS MORENILLA ZAMORA
JUAN ESMERALDO NAVARRO LOPEZ Conde de las Esmeraldas
FRANCISCO OLIVARES EGEA Conde de Tejeo y Conde de las Olivericas
JUAN ANSELMO OLIVARES EGEA Conde-Duque de Oliveras y Marqués de Chisvert
JUAN ONDOÑO MARTINEZ Marqués de los Molinos de Papel, Marqués del Boato Manifiesto, Conde de la Participación Remunerada, Vizconde de la Oratoria, Baron del Holguero Atavio, Señor de la Escala y Adelantado de Font, Valído de los Cargos Venideros y Señor de to lo conocio y por conocer
RAFAEL ORRICO CEBRIAN Principe D'Orrico y Marqués de Cebrián
ANTONO PADILLA VICENT
PEDRO JAVIER PICON ASTURIANO
BASILIO JOSE PIÑERO SAEZ Marqués de San Basilio, Alferez Mayor del Bando Cristiano, Señor de San Ildefonso, Duque del Pino, Conde de Piñerio y Marqués de @rroba
MARIANO RIGABERT GIRON Duque de Torre Girón
JAVIER RIGABERT MONTIEL Marqués de Torre Girón
DIEGO ROBLES BERMUDEZ Marqués de Pelocho e de Buena Nueva, Señor de la Danza Ancestral y Adelantado de Hiroshima
JOSE ROBLES SABATELL Conde de la Casa Robles
MANUEL ROCA BLANCO Marqués de Dos Mares
ANTONIO RODENAS CALVACHE Marqués de Calvache
JOSE RODENAS MUÑOZ Marqués de Altas-Miras, Señor de la Uña de Dragon y Adelantado de la Lengua Cervantin
TEODORO ROMAN GARCIA Marqués del Realejo y Conde de la Puebla
FRANCISCO JOSE ROMERA FERNANDEZ Marqués de la Vasija Vitrea y la Pocima Toxica
JUAN ROSIQUE OLIVA
PEDRO ANDRES RUIZ MULERO Marqués del Sano Juicio
JOSE ANTONIO RUZAFA BARRERAS Duque de la Media Luna y Marqués del Rosell
ELADIO SALAS LOPEZ Marqués de Salas
PEDRO SAN NICOLAS DEL TORO Marqués d'Omega
NICOLAS SANCHEZ GARCIA Marqués de la Wor Waid Web
ANTONIO SANCHEZ GIMENEZ Conde de la Loma
ALFONSO SANCHEZ LOPEZ Marqués del Valle Lineal
JUAN FRANCISCO SANCHEZ MARTINEZ
PEDRO ANTONIO SÁNCHEZ MORENO
JOAQUIN JOSE SANCHEZ RODRIGUEZ Marqués de los Gallos y Conde del Chamelo
JOSE ANTONIO SOLER LOPEZ
EDUARDO SORIA MARTINEZ Marqués de Baja Bandera y Duque de Soria
JUAN JOSE ZAFRA PEREZ
FEDERICO

 

Crónica Templaria

E-mail Imprimir PDF

La mañana del día dos de Mayo del año cincuenta y nueve lanza a las calles de Caravaca a un grupo de amigos, que, casi con tanto valor como vergüenza, y enfundados en trajes de cristiano, intenta hacer realidad la idea que meses antes se gestaba en las cabezas de muchos: acabar con la vieja costumbre de pagar a gente para que realizara el festejo en honor de nuestra Patrona, encontrando así una nueva manera de honrar a nuestra Cruz. De esta forma, diez soñadores, junto a un grupo de arqueros, acompañaban a los Reyes y a su corte en lo que eran los primeros vislumbres del Bando Cristiano, los primeros pasos de la renovación de las fiestas.

Apenas un mes antes, y en el seno de la Cofradía de los Azules, se había lanzado el reto; y dos grupos de jóvenes -y alguno no tan joven- aceptan el desafío. Unos se hacen moros, otros cristianos; decidiendo éstos últimos adoptar la denominación de "Templarios" por la repercusión que dicha orden de caballería tuvo en éstas tierras allá por el siglo XIII. Con toda rapidez se encargan a la prestigiosa firma madrileña "Cornejo" la confección de los trajes: color gris, con cruz de único brazo en el pecho de color azul, al igual que los remaches, y capa roja. Se alquilan unos cascos, y se busca al herrero del pueblo para que prepare las lanzas, insignias templarias que aún perduran. Y cerrando el desfile cristiano, acompañados de la banda de tambores de Calasparra, se lanzan a la calle llenos de sueños, llenos de ilusión, en lo que sería la semilla de estos cuarenta años de fiesta. Algunos de estos diez fundadores de la Soberana Orden del Temple hoy nos ven desfilar desde el cielo: son los recordados Rosendo López Bolt, Cristóbal Díaz Azorín y Pedro López Guerrero; otros, incombustibles, siguen codo a codo con nosotros: Ramón García Alvarez, Juan Miguel Guerrero López y José Joaquín Sánchez Rodríguez; otros nos siguen con el recuerdo, desde la distancia: José Marín Giménez, Manuel Marín Fuentes, José Robles Sabatell y Francisco Olivares. Cerca de ellos, aquel día formaron la corte de los reyes cristianos dos futuros Templarios, Juan Olivares y nuestro añorado Adrián Caparrós Molina, quienes se integrarían poco después al grupo.

Leer más...